Se acabó el Carnaval

La ciudad vuelve poco a poco a su encachazo habitual después de las fiestas carnavaleras. Las calles chicharreras por fin solo lucirán los chicles, colillas, micciones caninas y las deposiciones de éstos olvidadas por sus amos. Atrás quedará el nauseabundo olor con el que los carnavaleros resacados han dejado impregnadas las calles.

Pasados quince días ya nadie recordará lo que ha sido el carnaval “Flower Power”, los murgueros se irán con sus novias y familias, las comparsas de hotel en hotel para enjugar los gastos y las rondallas a llorar que son los grandes olvidados del carnaval. Los que no se van ni con agua caliente son los políticos responsables de que la fiesta turística de Santa Cruz de Tenerife vaya cada día peor, faltan ideas brillantes que proyecten sus actos a nivel internacional. Los políticos bien se podrían ir al carajo para mirar desde las alturas como los canariones, con plumas y todo, han conseguido actos vendibles a televisiones de todo el mundo.

Si hacemos un breve repaso al carnaval chicha y lo hacemos con ojo crítico vemos que no hay nada nuevo desde hace lustros. El primer gran innovador fue Tamayo al sacar la Gala de Elección de la Reina del Teatro Guimerá para crecer como acto en la vetusta Plaza de Toros. Más tarde llegaron Azpilicueta y Plaza que hicieron espectáculos majestuosos en la Plaza de España, aunque todos ellos con el handicap de la duración, no hay nalga que resista cuatro horas en una butaca y mucho menos en una silla de tijera. A partir de ese momento la fiesta ha ido en decadencia, tocando fondo este año con la excusa de la crisis.

Otros dos actos que pretenden ser escaparate de nuestra ciudad son la Cabalgata Anunciadora, vaya nombre y El Coso Apoteosis… a cual de ellos más desorganizado. ¿Cómo es posible que después de tantos años aún no se sepa encauzar un acto de estas dimensiones? Hablan del volumen de gente como justificación, parece que no han visto las imágenes  del carnaval brasilero. Cada año se habla y se habla pero no se buscan soluciones, éstas tienen que llegar de mano de los que nos gobiernan, pero visto lo visto y tal y como van las cosas por esta tierra me parece que es mucho pedir.

Redes Sociales

El dedo de Mustafá

Cuenta la vida de un profesional de la información, apartado de la enseñanza por la vía de la insidia, que narra sus experiencias a los jóvenes redactores de un diario y a los alumnos de un curso en la Universidad.Desnuda su alma para ellos. Vuelca en el relato sus miedos, sus dudas, sus momentos de gloria. Leer más

Widgetized Section

Go to Admin » appearance » Widgets » and move a widget into Advertise Widget Zone