El pequeño dictador

16/05/12

  • Los funcionarios recuerdan a Paulino Rivero que no debe gobernar como Chávez y como Fidel

Cada día, los funcionarios –suponemos que libres de servicio, liberados o similares— se manifiestan ante la Presidencia del Gobierno para recordarle a Rivero que no debe gobernar como Chávez en Venezuela y Fidel en Cuba. El eslogan es duro, vaya que si lo es. Paulino tiene el síndrome del bunker: sale poco. Si acaso para dar una vuelta en helicóptero y ver desde arriba a sus súbditos. Rivero se encuentra borracho de poder, no hace falta que yo lo diga. Lo sabe todo el mundo. La crisis no se solventa con una fórmula tan poco original como recortar el sueldo a los funcionarios. A lo mejor se soluciona con menos funcionarios y mayor productividad. Un concurso de traslados adecuado y consensuado de los que están, ni una sola oposición más en cinco o seis años, una buena política de jubilaciones y la exigencia de mucha mayor productividad, incluso de más horas de trabajo. Pero reducirles el sueldo es una crueldad. Está claro que para salir de ésta tenemos todos que arrimar el hombro y tomar medidas inteligentes capaces de reducir el gasto público. Los funcionarios reprueban a Rivero que no haya buscado otras fórmulas, quizá como las apuntadas aquí, sino que haya ido directamente al recorte. Y dicen que eso es dictatorial. Pues puede ser.

Compartir en Redes Sociales

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com