Mas no hace otra cosa que seguir el camino que marcó Josep Tarradellas

21/12/12

Josep Tarradellas puso los cimientos y Mas no hace sino reivindicar sus palabras.

  • “Dadme un banco, la policía y un periódico y yo construiré un país”, dijo el honorable
  • Mas prepara los Mossos como policía integral, quiere cambiar la Agencia Tributaria y hacerla catalana y desea crear un banco

Esto es la guerra. Artur Mas, en su discurso de investidura, ha propuesto el Estado catalán. Quiere unos Mossos como policía integral, convertir la Agencia Tributaria estatal en catalana y un banco. No pide poco, pero lo cierto es que el modelo es el mismo al que aludió el honorable Tarradellas en plena transición. El PP amenaza con inhabilitar a Mas y con suspender la autonomía, si hiciera falta.

El presidente en funciones de la Generalitat cuenta con el único apoyo de Esquerra Republicana, pero su proyecto lo ven con reticencia casi todo el resto de los partidos del arco parlamentario: PSOE, PP y Ciutadans. No entra en sus esquemas.

Artur Mas sabe que la construcción de un Estado catalán no está bien vista por la generalidad de los empresarios catalanes, que podrían hasta perder el mercado español y ésta sería su ruina.

A pesar del fracaso obtenido en las elecciones, el presidente en funciones parece iluminado. Y sigue erre que erre. Se cree una especie de mesías del catalanismo y no se da cuenta de que los poderes del Estado no sólo lo van a destrozar a él sino a los miembros más destacados de Convergencia i Unio. La primera en caer será la familia Pujol, integrada no por angelitos precisamente.

El PP, por boca del diario “El Mundo”, ya está hablando de inhabilitar a Mas y de suprimir la autonomía catalana. Tiene el Gobierno del Estado, constitucionalmente, recursos para ello. Pero una decisión violenta provocaría un conflicto civil España-Cataluña que no sería muy oportuno de cara a la unidad europea y, desde luego, de cara a la unidad territorial española.

Se lo ha puesto la depauperada Cataluña –o, al menos Artur Mas— muy difícil al Gobierno español de Mariano Rajoy. Se trata de un pulso en toda regla. Con advertencias, además, de los que han firmado el pacto, de que España y sus grandes familias intentarán boicotear la independencia de Cataluña. Una independencia que la mayoría de los catalanes parece no querer. Y ahí están los resultados electorales. El pacto CiU-ERC es un pacto por los pelos, con fuertes discusiones internas en el primero de los partidos citados.

Si las posturas se radicalizan será difícil prever qué pasará. Los catalanes piden dinero al Estado, porque la comunidad se encuentra en la ruina, pero desobedecen o quieren desobedecer todos sus mandatos: los de Hacienda, los de Educación, los de las fuerzas de seguridad del Estado.

Cataluña, o al menos una parte de los catalanes, se rebela contra España. Pero Rajoy no es de los que se echan atrás. Y va a dar una dura réplica a esas amenazas.

Parece que el diario “El Mundo” se ha convertido en el adalid de la España Unida y en el azote de las familias políticas catalanas que quieren la independencia de España, entre ellas las de Pujol y Mas.

Se prepara dinamita, pero, de momento, han asegurado que uno de los hijos de Jordi Pujol, Oriol, sacaba de España millones de euros en billetes de quinientos y entraba en Andorra como Pedro por su casa. Además de lo de Suiza, claro. ¿Será la guerra? Desde luego, puede ser la guerra.

Compartir en Redes Sociales

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com