Los vándalos se han apoderado del hotel “Tenerife Tour”

05/08/13

El hotel "Tenerife Tour" de Las Caletillas, en sus mejores tiempos.

El hotel “Tenerife Tour” de Las Caletillas, en sus mejores tiempos.

  • El que fuera emblemático hotel de Las Caletillas, destruido y ocupado

El hotel “Tenerife Tour” uno de los emblemas del lugar turístico denominado Las Caletillas, en el municipio de Candelaria (Tenerife), ha sido tomado al asalto por los vándalos, está ocupado por varias familias que se han instalado en él, rompiendo los precintos, y presenta un aspecto deplorable.

Todo el mobiliario que quedaba en él ha sido robado o destruido, los focos de las piscinas, arrancados de cuajo. Los jardines han sido arrasados y en algunas de sus 96 habitaciones se han instalado okupas, que campan por sus respetos en la instalación, tras haber roto las vallas de prohibición de paso.

Se han cargado el hotel, que está habitado por okupas.

Se han cargado el hotel, que está habitado por okupas.

Las instalaciones permanecen en un lamentable estado de abandono, las señales de prohibición de paso han sido arrancadas; sus piscinas están vacías y el gresite del fondo y de los laterales arrancado también de cuajo. Se lo han llevado todo y han destrozado lo que ha quedado. Las piscinas naturales, llenas de cangrejos, aparecen también abandonadas, ante la desidia general.

No sabemos a quién pertenece ahora el edificio, pero desde luego urge una acción del Ayuntamiento de la Villa de Candelaria para intentar salvar un establecimiento hotelero que fue emblemático desde los años setenta a hasta hace escasamente tres años, cuando cesó su actividad el hotel. Aún figuran sus promociones en Internet, como si nada hubiera pasado. Pobre del que venga a verlo, atraído por la propaganda en la Red.

Para los visitantes de la zona, el aspecto del hotel, que invita a la más absoluta tristeza, se hace deplorable. A tantas familias que recuerdan estancias agradables en él se les cae el ánimo a los pies cuando lo ven.

Ayer, domingo, la gente se hacía cruces por el abandono y la desidia de los responsables al dejar morir de una forma tan indigna un establecimiento tan hermoso y tan bien diseñado (un edificio central y habitaciones tipo bungalows diseminadas por un amplio solar, en su día lleno de vegetación y de belleza).

En fin, que no se puede dejar morir así a un hotel que un día fue modelo de hostelería sostenible, antes de que nadie pronunciara estas palabras. Un hotel concebido para el disfrute de las familias, que ha terminado en la indigencia. No tenemos remedio.

Compartir en Redes Sociales

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com