A CC le queda lo que un dulce en la puerta de un colegio

Los asesores de Clavijo dejan mucho que desear.

  • Fernando Clavijo cuenta sólo con 12 diputados fieles y a lo mejor menos

Todo hace pensar que el Gobierno actual es un Ejecutivo provisional. Fernando Clavijo no va a ser capaz de aguantar el tirón y más pronto que tarde va a sufrir el castigo del Parlamento. Se trata de un presidente errático, que ni siquiera ha sido capaz de repartir bien los recursos públicos, que se ha ganado la enemistad de un sector de los medios de comunicación, que ha enterrado la televisión pública canaria, que ha gobernado mal, que ha roto un pacto con el PSOE y que no dado una en la gobernanza de Canarias. Sin duda, es el suyo el peor Gobierno de la democracia, un Gabinete de ágrafos que no va a ser capaz de regir los destinos de Canarias con un mínimo de coherencia. Asesorado por chiquilicuatres, no se ha sabido rodear de gente veterana y coherente, está terriblemente influenciado por el presidente del Cabildo tinerfeño, Carlos Alonso, el principal de sus asesores áulicos, se ha casado con dos medios informativos –la SER y “El Día”–, despreciando a los demás y montando un chiringuito que es lo menos parecido a un Gobierno serio. Además, ha demostrado mucha soberbia y, para colmo, acaba de nombrar vice-consejera de Presidencia a una tal Alejandra Bethencourt, que era la que cogía los teléfonos cuando Clavijo era alcalde de La Laguna. Con este pedigrí, a los que se empiezan a unir los cargos de la pedrea, parece imposible que Canarias pueda ser gobernada con acierto por una panda de chiquillaje. Clavijo se apoya mucho en gente de Icán, desprecia a personajes de Coalición Canaria que le pueden echar una mano y (vean el BOC del día 10) ha nombrado a una serie de ágrafos que asusta para desempeñar cargos importantes en la administración canaria. Que Dios nos coja confesados. Y lo peor es que el presidente no le hace caso a nadie, si acaso a sus oráculos de la SER, que ya huelen a rancio, pelotas irredentos que no lo quieren nada, o eso parece, porque lo aconsejan muy mal. Con estos antecedentes, y con otros muchos, me da que Fernando Clavijo tiene los dos pies fuera del cargo. Es cuestión de tiempo, pero no hace falta ser muy listo para imaginar que sus días en la Presidencia del Gobierno están contados. Estemos atentos a próximos acontecimientos. En fin, malos tiempos para un Gobierno de mucho menos que penenes, ágrafos e iletrados (que viene a ser lo mismo), que no serán capaces de conducir a Canarias a buen puerto. Y luego están los insularismos, que son los que Paulino Rivero controlaba con mano de hierro y los que han empezado a matar lentamente el proyecto de Coalición Canaria. Yo no puede decir más en 500 palabras. Clavijo cuenta sólo con 12 diputados, porque los 2 herreños, el del PNC y los tres majoreros ni siquiera los tiene seguros. Y, si no, al tiempo.

Compartir en Redes Sociales

Es una publicación de El Diario de Tenerife.com